martes, 31 de agosto de 2010

Descenso del Ebro GR-99

Cronica de Ricardo y Pequeñin, Tony castigado por cantar La Abeja Maya en aleman.

Como toda ruta que hacemos en este grupo, realizamos la crónica correspondiente, para compartir las sensaciones que tenemos al hacerla. Y aquí está la crónica de esta semana, que la verdad creo imposible transmitir lo que hemos vivido, tantos buenos momentos, y también alguno de sufrimiento, pero creo que repitiriamos los tres otra vez.

Como os podéis imaginar esta ruta empezó con una pequeña preparación. ¿De donde saco alforjas?, ¿que llevar en las alforjas?, ¿Llevo lo imprescindible o algo me podría hacer falta? Y un montón más de preguntas. Para lo que quedamos el viernes 6 y les intente dar consejos con lo que podía haber aprendido en el Camino También estaba lo del transporte, que Ricardo lo tenía pensado antes de que yo volviera de Santiago, ósea que ese problema estaba resuelto.

De repente un desagradable despertador sonó a las 5 de la mañana del lunes 9, pues habíamos quedado a las 5 y media en la estación para embalar las bicicletas, film trasparente de eso que usan en la cocina, tambien se puede meter en bolsas grandes de basura, de esas industriales, mas comodo y menos molesto, para meterlas en el autobús, en el cual partimos a las 6:15 dirección Santander. Aquí empezó Tony a echar fotos desde el autobús, que parecía que nunca hubiera salido de casa, donde la mayoria de las fotos que hizo se puede leer claramente “ SALIDA DE EMERGENCIA “. Tras más de cinco horas y media de viaje llegamos a Santander, comimos en la misma estación y a sobre la una y cuarto salimos hacia Reinosa, y hacer esos 70 kilómetros con la bici no es fácil, unas buenas subidas, y por supuesto unos preciosos parajes.

Al fin llegamos a Reinosa, montamos las bicis, y todo sus archiperros. Y conocimos una madre con su hijo, a cual más peculiar de los dos, la madre estaba nerviosa hora y media antes de que llegara el autobús que les llevaría para Bilbao, por si no venía.

A partir de aquí empezó nuestra aventura con “nuestros vehículos de tracción animal”, también conocido como bicis. Subimos por la carretera a Fontibre y comienzan las primeras risas, y allí la verdad que no tuvimos muchas complicaciones para encontrar el nacimiento del Río, solo habia un rio y un solo nacimiento, ya sabes, blanco y en botella…... Para mí era la primera vez que estaba allí, la verdad que es un sitio con un encanto especial, y el que no haya estado, ¡Que vaya ya! Pero si va y quiere abrazar a la Virgen…….¡¡¡¡¡ CUIDADOOOOOOO !!!!!!!! la columna y la Virgen estan sueltas, como se quiera abrazar, sera facil que vaya al agua con todo encima.

En este punto empezamos a hacer caso a la señalización del GR, que pronto nos paso factura, ¿Dónde está la p_ _ _ marca? Con todo llegamos a reinosa, y desde allí hasta el Pantano del Ebro, que lo rodeamos por la carretera, porque seguir el camino con la bici es imposible según nos dijeron unos lugareños. Tras seguir por una pista asfaltada

a trozos, llegamos a Montes Claros aquí empezaba una “cuestecilla” según un albañil de esa aldea. Era una cuestecilla de unos 8 km de largo y casi 400 metros de desnivel, aproximadamente una media del 8%, si os parece poca cosa meteros la paliza que llevábamos de día y luego subir. La verdad que como toda subida tiene su buena bajada, y sinceramente ver el valle del rio e ir bajando por esa pista, lo definiría como un regalo que nos presentaba el río por elegir esa ruta, sin olvidarnos de las vistas desde el alto del valle, con los animales sueltos y las vistas, parece que estas en otro pais con respecto a lo que conocemos nosotros por estos laeres.

Al final de la bajada fuimos hasta Polientes fin de nuestro primer día, y nos pusimos a buscar sitio para dormir, nos dirigimos al que estaba en la plaza del pueblo, y lo tuvimos que desechar porque, nos abrían el almacén a las 9 de la mañana, y la otra opción que nos dio era dejarlas atadas a la valla de la escalera toda la noche, El Abuelo le dijo que si ella podía dejar abierto el bar toda la noche sin nadie dentro que lo vigilara, y que su bici valía 2500€ como para dejarla atada. Vista la simpatía de esa mujer fuimos al otro hostal del pueblo, Sanpatiel, vimos que no era todo el pueblo igual, nos echamos unas garras antes de subir a la habitación, metimos las bicis en un garaje, y en este la bici de Richo valía ya 3000€. La señora era un encanto, y nos puso de cenar como campeones y aun nos ofrecio mas si nos apetecia, una fuente de de fritos, que por “vergüenza” rechazamos, el día siguiente nos abrieron media hora más tarde de lo que dijeron, pero daba igual porque Tony se levantó con un ligero sabor agridulce a mi…..a cuando nos lo digo, no podiamos parar de reir los tres, dios que risas, la verdad que esto nos ayudo a pasar mejor el rato. Para quitarse ese sabor dio cuenta de media bandeja de bollería industrial que nos pusieron y esta vez si, esta vez no tubo vergüenza el jodio.

Empezamos la segunda etapa bajo una niebla que no nos dejaba ver mucho el paisaje, el principio del dia me recordó a las corredoiras de Galicia. Luego seguimos el sendero al lado del rio, lo que nos hizo disfrutar mucho, pasando por pasos muy estrechos, puentes de troncos, charcos, etc, un autentico camino de btt. Y por supuesto acompañados por el sonido del rio rompiendo contra las piedras. Por aqui llegamos a Orbaneja.

En esa localidad empezó la primera ascensión del día, para llegar a Pesquera, mientras bajamos al pueblo pudimos disfrutar de uno de los lugares con mas encanto del río: El Cañón del Ebro, un lugar muy pero que muy bonito. Continuamos por el GR hasta llegar a Tubilleja, y allí tras hablar con unos hombres del pueblo, nos dijeron que continuar con la bici era imposible pues ya que era una un camino de senderismo y ya teniamos la experiencia del primer dia sobre ese concepto, que diésemos la vuelta para subir la segunda diversión del día, siendo las dos de la tarde, sin ninguna sombra, y con rampas del 15 y 16%, vamos que Tony lo disfrutó, pero Ricardo y yo nos tuvimos que desmontar en los últimos 200 metros. Pero como simpre la subida fue jodida, pero esta bajada fue meteórica, carretera comarcal, buscando sitio para comer que si no, no podíamos continuar, eran mucha subida para una mañana. Aquí llegamos a Cidad del Ebro, donde comimos a base de pinchos, y cervezas de las pequeñas, a si que optamos por meternos entre pecho y espalda unos vasos de tinto con gaseosa de los grandes, que nos sento como Dios, y nos metieron una buena clavada. Tras la comida decidimos descansar un poco y darnos un baño en el rio.

A las 4 de la tarde, nos subimos otra vez a la bici, continuamos por el GR, pero el mismo se metía por la carretera, y avanzamos un poco más de lo que pensábamos. Llegamos a Fuentes Claras, y de aquí siguiendo por el río entre grandes cortados, Llegamos a Trespaderme, donde finalizó nuestro día, cervezas, ducha, limpiar ropa, echar más cervezas ( Tony se dejo su “Tesoro” en la mesa de un bar, vuelta atrás a toda leche a por la camara, menos mal que la gente es buena y nadie la toco ), cenar, y a la cama. Eso fue lo que hicimos allí, donde me pasó una buena anécdota, Tony se había duchado y mientras yo me duchaba el estaba limpiando ropa, salí de la ducha y le dije que si había puesto el cullote dentro de la taza del baño que el mio lo había tirado al bidé, pero Tony lo trajo de la habitación.

El miércoles empezó para mí, con algún problema que me apareció el martes a última hora, pero preferí esperar, y a llegar a Frías, unos 20 kilómetros, me tuve que parar y bajar a Miranda de Ebro en taxi para cambiar el cartucho del pedalier, Richo ya me aviso el primer dia, nada mas oir el ruido que hacia mi bici, que tenia que repararla pero como tengo la cabeza mas dura que el granito, pense que llegaria al final sin hacerle nada a la burra. Tony y Richo bajaron en bici, y eligieron bajar por la carretera, primero secundaria, pistas asfaltadas rodeando el pantano de Garoña y pasando por la misma puerta de la centra nuclear que lleva el mismo nombre, para llegar antes a Miranda para quedar conmigo, y lo tuvieron que pasar muy mal, era una carretera muy estrecha y sin arcén donde Tony paso mas miedo que siete viejas, que yo lo pase mal cuando baje con el coche. La otra opción era subir otro puerto, que nos dijeron que era difícil, pero nos hemos enterado ahora que las vistas son muy bonitas. Oooohhhhhh. A partir de aquí cuando vas pegado al rio notas una sensación extraña…………como si te faltara algo, notas algo raro en el ambiente……………el Ebro ya no se escucha, notas el silencio, ya no rompe contra las piedras ni tiene los saltos de agua, ya es el Ebro que nosotros conocemos y a si sera hasta Zaragoza

Nos juntamos todos en Miranda y buscamos una sombrita para descansar un poco, no sin antes habernos tomado unas jarritas del preciado liquido bien frias, y Tony y yo dimos cuenta de una empanada de atún para llenar el buche, mientras el abuelo roncaba. Por la tarde pasamos por Haro, y llegamos a San Vicente de la Sonsera con su cuesta de rigor para llegar al pueblo.

En este pueblo encontramos otro buen hostal, y nos fuimos a conocer el pueblo, llegamos a la plaza y vimos una terraza muy acogedora y a la sombra, y probamos una cerveza San Miguel, pero esta era tostada y estaba cojonuda. Echamos toda la tarde allí, y ya vimos todo el pueblo. En esa terraza estuvimos hablando con unos ingleses que estaban haciendo rutas cortas en bici y les habíamos adelantado al salir de Haro. La verdad que eran muy agradables, y pasamos un buen rato, imaginaros a Tony hablando en inglés con acento alemán. Y el abuelo quería que les tradujera unas frases que yo casi no sabía decir ni en castellano, el Ingles prometio escribir en el foro y el abuelo le decia que lo leeria, con el “Copy y Pasti” se entiendo con todo el mundo, y San Google, claro. Se nos hizo la hora de cenar, y dimos cuenta de un bocata de lomo, bacón y queso y aparte una hamburguesa que era como mi antebrazo no de ancha sino de larga, madre mia!!!. Y con eso nos fuimos a dormir con un poco de dolor de cabeza.

Ya el jueves por la mañana, empezamos a movernos entre viñas y con un poco de viento a favor, a poca distancia de Logroño nos encontramos con una rampilla que Tony esperándonos arriba decía ¡¡¡¡¡18.8 , 18.8, 18,8!!!!!!!, yo le pregunte que si era el desnivel, y me dijo k era la velocidad a la que había subido, la verdad que la pendiente iba cerca si no era superior, pero todos sabemos cómo es Tony, y sin mucho más llegamos a Logroño, le di una vuelta por Logroño para buscar el bar Caracol de allí, pero estaba cerrado, y tuvimos que buscar otros, y la verdad que las camareras no estaban nada mal, debe ser el agua que beben allí. La verdad que no comimos mucho porque nos tocaba más por la tarde, pero fue suficiente. Salimos de Logroño y llegamos a Alcanadre por un camino que ni estaba bien señalizado ni estaba bien cuidado, señales cortadas a motosierra a mala leche, y guijarros del tamaño de dos puños, la verdad que este trozo fue de los peores de todos. Al pasar Alcanadre cogimos la pista paralela al Canal de Lodosa, y luego unos caminos hasta Calahorra, menos mal que el abuelo llevaba el IPhone el Google Earth y alguna cosa mas que nos ayudo a encontrar algunos caminos de la ruta, porque en mi GPS no podia ver los mapas, algo raro me paso.

En Calahorra lo primero fue reponer sales con una cervecita fresca, y luego lo de siempre, ducha, ordenar las alforjas, etc… y luego fuimos al Mercadona de enfrente, donde realizamos unas pequeñas compras para el desayuno, unas tonterias de nada, tres litros de batido, tres napolitanas de chocolate gigantes, una torta de chocolates de 20x10x5, media docena de magdalenas de chocolate tambien, total, como os decia antes………unas tonterias de nada, y que coincidencia que el jefe era amigo de Tony, echamos otra cerveza con él y luego tomamos nuestra ULTIMA cena juntos, menuda cena: un plato de pasta y luego un entrecot con patatas, dos bolas de ensaladilla rusa, y una croqueta enorme, todo esto con un buen vino, os podéis imaginar. Por cierto en el bar Avenida. Aquí dormimos los tres juntos un la misma habitación con las tres bicis dentro tambien, ya os podeis imaginar la situación………..una sinfonia de sonidos incongruentes que por la mañana ninguno de los tres habiamos sido los causantes de tal hecho., pero lo cierto es que la orquesta sono toda la noche sin descansos.

Y por fin ya era viernes, y teníamos dudas de si podríamos llegar a Zaragoza en el día pues eran 150 km, y poco a poco fuimos tirando con el viento a favor, primero llegamos a Alfaro, luego a Castejón y a continuación a Tudela. Se me ocurrió escribir un mensaje a mi novia, que si se quería venir a comer a Gallur, y si luego nos podía bajar las alforjas, y así fue, a las doce y media estábamos en las piscinas de Gallur, tomamos unas cervezas y el abuelo mientras hablaba con PepeManu, le dijo que se viniera a comer, y así fue, se presento en un visto y nos visto para comer con nosotros y para que le adelantaramos algunas cosas del viaje, cuando llego mi novia después de trabajar, fuimos los cinco al restaurante El Colono. Allí comimos con ellos, y luego empezamos a bajar sin alforjas. De repente íbamos bajando y nos adelanto un tren de mercancías, y Richo se puso a azuzar a Tony, y este empezó a acelerar, se puso a la altura del maquinista y logro que le saludara, en fin pero no contento con eso, al salir de Alagón había un ciclista con una avería en el desviador, y hablando con el pregunto que cuanto tiempo nos costaba llegar desde allí a Zaragoza y la respuesta de Tony fue: Bahhh, en media hora. La cara del paisano fue un poema, unos ojos como platos abrio el pobre hombre, para mi que nos confundio con unos extraterrestres con la bravuconada de Tony

Al fin llegamos a los Galachos, estábamos muy cerca, y cada vez ibamos más rápido y con más viento a favor, quisimos tomar una cerveza en el Murrays pero no pudimos. Y al fin llegamos al Pilar y aquí si nos tomamos la cerveza para celebrar que ya estamos en casa, fotos respectivas, y despedida.

P.D. Nuestro agradecimiento a todos los compañeros que estuvieron pendientes, tanto por Internet como en llamadas a los moviles, de nosotros y de cómo nos encontrabamos en todo momento, y a todas esas personas desconocidas que nos ayudaron con sus consejos a lo largo del camino, GRACIAS por estar ahí.

1 comentario:

Sergio Sánchez dijo...

Ya nadie escribe en el blog????? soy un seguidor empedernido y ya llevo tiempo sin ver que el blog se actualice! un poco de vida! un abrazo!